Le cuesta decir nuestros nombres

Mi padre siempre ha tenido problemas para recordar el nombre de las personas, como otra mucha gente, yo incluída. Pero ahora los nombres que se le resisten son los nuestros.

Los sabe, no es que se le hayan olvidado. Es como cuando tienes una palabra en la punta de la lengua y no te sale. Sabes que la sabes, pero no eres capaz de decirla. Y eso es desesperante.

Y lo peor es que se obsesiona. Normal. Yo también le daría mil vueltas si no fuera capaz de decir a veces el nombre de mi mujer y de mis hijas. El de la calle, pase, pero el de la familia le está dando muchos dolores de cabeza. Menos mal que la semana que viene vamos al neurólogo, y es uno nuevo que a lo mejor explica algo.

Por lo pronto él ha buscado remedio apuntando nuestros nombres en una libretita y cuando no se acuerda, la saca y los lee. Y mi hermana, que es profesora, va a hacer con él un árbol con fotos y los nombres, para que lo tenga a la vista.

El problema es que se pone nervioso, y va a peor. Como a todo el mundo, la memoria le falla más si está de los nervios. Es un círculo vicioso. Ayer mi madre acabó quitándole la libretita de la mano porque estaba todo el rato mirándola y repitiendo: Margalida Avellá Margalida Avellá…

Mi madre y yo guardamos las formas, pero verle así, nervioso y asustado, llorando porque le da miedo olvidarse de nosotras nos hunde hasta el fondo y lo sobrellevamos como podemos. Espero que la visita al neurólogo ayude.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s