El test de deterioro cognitivo

Pues al final se lo han hecho. Antes de que fuera a la doctora de cabecera de mi padre en su nombre, para hablar de sus problemas, ésta ya se ha dado cuenta y le ha mandado un test.

El lunes pasado acompañé a mi padre a la enfermera y le hizo un “examen sorpresa”. Nombre, día, situación geográfica y temporal, sumas, restas, dibujo, repeticiones de palabras y series… y no lo hizo mal. Tenía un buen día. De hecho, confirmé que es mejor en cálculo mental que yo. Eso sí, no fue capaz de recordar el mes ni la estación del año, y algunas preguntas no las entendía.

Cuando el jueves fuimos a la doctora para ver qué tal los resultados, nos soltó un “para su edad está bien”. Comentario que prefieres tomártelo en positivo en vez de pedir explicaciones, porque están tus padres delante y no sabes cómo se lo van a tomar. Y porque bastante tenemos ya.

Lo que sí hice fue comentarle lo de los sueños vívidos, que no le dejan vivir tranquilo, valga la redundancia. Y tampoco saqué mucho, salvo que los médicos de cabecera no pueden hablar con el especialista y que si queremos adelantar la cita, que llamemos nosotros.

Lo positivo de la cita con la doctora es que mi padre se ha calmado un poco y duerme un poco mejor, y que la mujer sabe como tratar a las personas mayores: les habla tranquilamente, no les dice palabras raras y les deja hablar aunque lo que le cuenten no tenga nada que ver con el dolor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s