Cuando el problema se multiplica

Mis padres se están haciendo mayores. 82 él, a punto de los 81 ella. Él con parkinson. Ella, olvidando cada vez más cosas. Los dos con problemas para aguantarse las ganas de ir al baño. Los dos cansados de enfrentarse a todo lo que tienen. Están irritables, asustados. Ven que ya no son lo que eran y no quieren descargarse en nosotras. Con mi hermana no tienen la suficiente confianza, vete a saber por qué. Conmigo se hacen los fuertes con la excusa de que yo también estoy enferma.

Pero los veo sufrir. Veo como discuten y luego vienen:tu madre mira como me trata… Tu padre se enfada por cualquier cosa…

Yo intento explicarle a mi madre que no le haga mucho caso, que es por el parkinson. Y a mi padre le digo que tenga paciencia, que ella también se vuelve mayor.

A veces no pueden más y lloran. Y a mí se me rompe el alma cuando los veo. Pero tengo que aguantar, calmarlos y llorar cuando llego a mi casa. Cuando estoy sola.

Ayer mi hermana me decía que habrá que llevarlos a un centro de día cualquier día de estos. A ver quién les convence, pensé yo. Va a informarse sobre ayudas sociales.

Por lo pronto, todavía les podemos dejar solos por la mañana. Ir a comprar y hacer la comida le da la vida a mi madre, y mi padre va al parque a pasear con el perro y ve a sus amigos. Pero sabemos que algún día el parkinson evolucionará, o lo que sea que tenga mi madre también, y nos tendremos que enfretar a ello.

Solo espero que llegado el día tenga las fuerzas suficientes.

Anuncios

2 comentarios en “Cuando el problema se multiplica

  1. Buenas noches Marga:

    Me imagino que lo habrás intentado mil veces, pero creo que le iría muy bien hacer alguna actividad en la asociación de parkinson que tengáis más cerca de casa. Va a conocer a personas nuevas con problemas similares y donde suele haber un ambiente solidario. Todos sadríais ganando, el primero tu padre. La mayoría funcionan muy bien, pero depende de su movilidad pues tú no puedes estar pendiente de llevarlo y traerlo. En algunas hay servicio de autobuses. Puede ser una opción.

    Un abrazo
    Javier Freundlich

    Me gusta

    • jeje como has dicho, ya lo hemos probado. De hecho, en Palma hay una en la que me dieron información sobre el parkinson y que pertenece a la federación española de parkinson. Ésta incluso pone ambulancias para el transporte. Pero mi madre, más que mi padre, dice que no, que si él ve gente que está peor que le entrarán las neuras y se deprimirá. Así que mientras se puedan medio defender solos los ratos que no estamos con ellos, iremos pasando.
      Gracias por tu comentario y por los consejos, que se agradecen porque hay días que se hace todo un poco cuesta arriba

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s