Desorientado otra vez

Hace un tiempo ya conté que mi padre a veces está desorientado. La semana pasada fue una de esas veces. Se repitió el episodio de levantarse a las tantas de la madrugada convencido de que era hora de levantarse.

A eso de las 3 de la mañana, se lo encontró mi hermana vestido y saliendo del baño. Le convenció de que era de noche y se fue a la cama. También tuvo que convencerlo de que se pusiera el pijama, ya que iba a dormir en ropa interior cuando la temperatura rondaba los 10 grados. A todo esto, él se enfadó por la manera en que le mandaron a la cama.

Por la tarde, cuando llegué yo, me lo contaron: primero mi madre, luego él. Volví a repetirle la orden de que si no es de día, no hay que levantarse. Tengo la teoría de que las órdenes fáciles son más sencillas de recordar y asimilar.

Pero el problema radica en si esto se va a repetir más. A mi madre le preocupa que una noche coja puerta y salga a la calle, y se despiste. Por suerte, tiene la costumbre de salir con el perro por las mañanas, y el perro está más mayor que él y no lo veo saliendo a pasear a esas horas sin remugar. Pero la verdad, yo tampoco tengo demasiado claro que no salga un día a la calle en plena noche.

Dentro de un mes tiene hora en el neurólogo, y ya estoy preparando la lista de preguntas a hacerle. La de estos episodios de desorientación nocturna va a ser de las primeras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s