Los nervios afectan

Y mucho. La verdad sea dicha.

Este fin de semana ha sido la boda de mi hermana. Y claro, mi padre se ha puesto nervioso. A eso, hay que añadirle que yo tenía una ciática de campeonato, y que no sabía si iba a poder conducir hasta el lugar de la celebración, con lo que los nervios iban en aumento.

Las consecuencias: más temblores, más generalizados y despistes demasiado preocupantes.

Tuvo dos despistes muy grandes que le asustaron y que me asustaron a mí también. Uno fue estando sentado en el salón de casa. De repente preguntó cómo habíamos llegado ahí. Algo pasó en su mente que le hizo pensar que no estaba en casa. Fue un segundo. En seguida se dio cuenta y se puso a llorar, de la rabia. Yo también lloraría de impotencia. La otra vez fue después de hora y media de viaje en coche, al llegar al hotel, que pidió dónde estaba el guía. Esta vez también se dio cuenta en seguida, pero no lo tomó tan mal. La que lloró está vez fui yo, aunque no delante de él. El cansancio hizo mella en todos.

Con este episodio confirmo que los nervios son lo peor para un enfermo de parkinson. Les afecta mucho, así que conviene tranquilidad y hacer ejercicios de relajación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s