Enganchado a las cruzadas

Después de que mi padre haya dejado de asistir a las clases de Gimnasia para las neuronas, le hemos insistido mucho en que debe seguir haciendo ejercicios para ejercitar la mente.

Siempre ha sido muy fan de hacer crucigramas, pero ahora se pasa horas haciendo cruzadas, esos pasatiempos en los que tienes que colocar palabras en una parrilla. Va lento, se enfada porque no le sale a la primera, pero mantiene la mente ocupada y en algo que hace que su cabeza siga esforzándose en pensar y razonar.

Eso es bueno para cualquier persona, con lo que si se está enfermo de parkinson, los beneficios se multiplican. No sólo piensa, si no que además escribe. Trabaja mente y capacidad motora, aunque sean los movimientos finos. Teniendo en cuenta que el temblor de mi padre se concentra sobre todo en las manos, entonces puedo afirmar que es un ejercicio que le va como anillo al dedo.

La idea es que no pare, ya sea haciendo cruzadas, sumas o cualquier otra cosa. Que se mantenga activo. Mientras eso sea así, seguro que el avance de la enfermedad se mantiene a raya

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s