La obsesión del día: se despega el parche

Mi padre lleva desde hace unos meses unos parches de rotigotina. Mano de santo, la verdad, porque desde los lleva vuelve a ser el de siempre a pesar de la pequeña alergia cutánea que le provocan.

El de siempre con alguna manía más, eso sí. Porque el pobre está obsesionado con que el parche se le despega. Está todo el día mirando si lo lleva, o haciendo que lo miren. Y en verano todavía era fácil, pero ahora que empieza a hacer frío, a ver cómo lo hace.

Es cierto que a veces sí se despega un poco, dependiendo de la zona donde lo lleve pegado. Pero las recomendaciones son pecho, espalda ambos lados, no sobre la columna, brazos y muslos. Son zonas donde el movimiento no debe afectar demasiado. Y menos mal que recomiendan tanta zona del cuerpo, porque otra de las recomendaciones es no repetir sitio en 14 días, para evitar reacciones.

Quizás los parches deberían ser de otra manera, o más pequeños, o más pegajosos. Porque algunos de los enfermos de parkinson desarrollan manías de este tipo y no están del todo tranquilos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s