Como el perro del hortelano

que ni come ni deja comer. Pues mi padre hay días en los que ni duerme ni deja dormir.

Se supone que los enfermos de parkinson pueden tener sueños vívidos. Es decir, que tienen sueños, pesadillas, y se creen que es verdad. Según me cuentan mi madre y mi hermana, se ha pasado semanas enteras casi sin dormir, discutiendo con mi madre por cosas sin sentido, y no queriendo dormir. Muy nervioso. Y si él no duerme, no duerme nadie.

Y luego, claro, de día está muerto de sueño, y se queda dormido en cuanto coge butaca. El problema es que es la pescadilla que muerde la cola. Si se duerme durante el día, eso no facilita que llegue cansado a la noche para poder dormir a pierna suelta.

La solución del médico han sido unos parches de rotigotina. Parches que hemos estado a punto de no ponerle por los efectos secundarios, sobre todo por los que se llaman alucinaciones. Si ya de por sí se cree las cosa que sueña, imagina si encima tiene alucinaciones. Eso no nos lo dijo el médico, que a mi pregunta de si los parches eran un relajante me dijo que no, que un antiparkinsoniano, y se quedó tan ancho. Una amiga de mi hermana nos contó que la rotigotina activa el cerebro, y las alucinaciones vienen si se activa demasiado.

De momento, y después de una semana y media de parches, parece que la cosa está algo mejor y duerme bastantes horas seguidas, para la tranquilidad y descanso de mi madre. Y de día tiene menos cruces de cable. Esperemos que la cosa siga así

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s