La llegada

Ahí está. Ha llegado casi sin avisar.

Unos temblores en una mano, palabras que no llegan, conversaciones en sueños…

El médico de cabecera lo sospecha. Nosotros también. El neurólogo lo confirma.

Papá tiene párkinson

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s